Una noche en la maloca de Don Gustavo Maukuna II

Hablamos un largo rato con don Gustavo, mambeamos coca (en ésta región del amazonas, las hojas de coca se muelen hasta ser transformadas en un polvo espeso, que luego se introduce en gran cantidad en la boca con la ayuda de una pequeña cuchara), don Gustavo nos sopló tabaco en la nariz con un instrumento cuidadosamente armado mezcla de un hueso hueco de un animal y un caracol.

Anuncios
Leer Artículo →

Barichara, ficciones

Yo vine a llegar casi cuatrocientos años despúes. Retraté, porque en mi época (una mucho posterior a la de los daguerrotipos) existían los medios. Y pegué los retratos en ésta historia, historia que supe -o inventé- después de caminar las calles adoquinadas, leer un par de placas solemnes en los monumentos y escuchar hablar por ahí del campesino, de la Virgen, del español y la fundación del su pueblo.

Leer Artículo →

El mundo, de la mano de mi papá

Mi papá me subió desde muy chiquita a su velero, me llevó a navegar por acá y por allá. Me enseñó a manejar el timón guiándome por un punto fijo en el infinito. Llegábamos a otros lugares espantando gaviotas. Dándole una o dos vueltas a las tomas de agua a unos kilómetros de las costas del Río de la Plata. Lo que más me gustaba era salir a caminar con él por las nuevas ciudades. Aprender a pasar del barco a tierra firme sin caerme en el río.

Leer Artículo →