Días en la selva

Cuando uno llega a la selva, no ve la selva. La visión se empieza a agudizar con las semanas. Uno empieza , de manera gradual, a modular su atención entre la vida lineal, la vida macro y la vida micro. Empieza a estar alerta a todo movimiento y sonido. Empieza a entender que nada de lo que se esté haciendo es más importante que la vida que pasa.

Anuncios
Leer Artículo →