Tormenta

Me vi embarrada, revuelta, golpeada. Me vi en la tormenta, en la tormenta enrome, en el espectáculo crudo y salvaje. Y no quería evitarlo. Sabía que todo eso iba a pasar, porque ya me había pasado otras veces, pero esta vez no me quería salvar.
Tenía ganas del remolino, de poner ahí la carne…

Anuncios
Leer Artículo →

La Isla del Sol

La Isla del sol está llena de magia, no solo por estar rodeada del imponente y azulísimo Lago Titicaca, ni por sus casitas de piedra y barro con jardines repletos de coloridas flores, ni por los animales que andan sueltos por ahí (burros, gallinas, puerquitos, perros, gatos), ni por la gente vestida con ropa tradicional que se pasea desplegando belleza por doquier, tampoco por las montañas que se ven lago a través de picos nevados, ni por su estructura rocosa con remansos verdes, ni por sus hermosas playas o sus bellos senderos.

Leer Artículo →

Viajar sin planes

Al ver el mundo descubro que hay mil millones de realidades posibles, válidas todas, que convive entre sí. Gracias a Dios no hay una verdad absoluta, por paradójico que suene. O Dioses somos todos, creadores de nuestra realidad mental, emocional. Creadores, en fin, de nuestro caminar por el mundo o no hay Dios ninguno. Pero brutalidad es creer que todos debiéramos vivir según una regla determinada.

Leer Artículo →