Puyo Pungo, la odisea

Así fue como llegué a Indichuri. Di con la casa de un chamán y la familia del chaman. Les pedí alquilar un cuarto y me dieron una cabaña en el medio de los arboles enfrente del rio. Efectivamente el techo era de paja y las maderas no alcanzaban a completar las paredes, uno dormía casi a la intemperie protegido por un tul que enroscado en la cama, oficiaba de mosquitero. Pero el agua no entraba cuando llovía. No había luz, solo unos mecheros con bencina o alcohol que tiraban un humo espantoso.

Anuncios
Leer Artículo →

Baños de Agua Santa, Ecuador

Baños es un lugar bien hermoso. El pueblo es pintoresco y está muy bien cuidado. Las montañas que sobresalen detrás son una maravilla. Hay colibríes dando vueltas y muchas personas caminando. Uno puede alquilar una bicicleta por 4 dólares todo el día e irse a conocer las cascadas que hay en los alrededores.

Leer Artículo →

El Valle Sagrado de los Incas: Pisac

El Valle Sagrado de los Incas es el lugar más poderoso en el que estuve en toda mi vida y no sé qué darles como definición de poder. Me tardé más de un mes en intentar escribir sobre todo lo que me pasó en ésa tierra y todavía me siento incapaz. Fue tanto, tan impresionante, tan desencajado de todo lo que podía esperar que todavía siguen trabajando en mí las experiencias ahí vividas.

Leer Artículo →

La Isla del Sol

La Isla del sol está llena de magia, no solo por estar rodeada del imponente y azulísimo Lago Titicaca, ni por sus casitas de piedra y barro con jardines repletos de coloridas flores, ni por los animales que andan sueltos por ahí (burros, gallinas, puerquitos, perros, gatos), ni por la gente vestida con ropa tradicional que se pasea desplegando belleza por doquier, tampoco por las montañas que se ven lago a través de picos nevados, ni por su estructura rocosa con remansos verdes, ni por sus hermosas playas o sus bellos senderos.

Leer Artículo →

Viajar sin planes

Al ver el mundo descubro que hay mil millones de realidades posibles, válidas todas, que convive entre sí. Gracias a Dios no hay una verdad absoluta, por paradójico que suene. O Dioses somos todos, creadores de nuestra realidad mental, emocional. Creadores, en fin, de nuestro caminar por el mundo o no hay Dios ninguno. Pero brutalidad es creer que todos debiéramos vivir según una regla determinada.

Leer Artículo →