Navegando el río Amazonas en barcos cargueros

IMG_0106Navegué el río amazonas desde la triple frontera entre Perú, Brasil y Colombia hasta su desembocadura. Demoré ocho noches y nueve días en bajar 2.807 kilómetros. Viajé en tres barcos cargueros distintos, durmiendo en una hamaca que colgué de las vigas de los barcos que sostenían  las hamacas de las otras miles de personas. Y esto para ponerlo de alguna manera… en verdad al comenzar a escribir este post, agarré mi cuaderno y saqué las cuentas. Persiguiendo quizás la ilusión generalizada de que los números son capaces de traducir la magnificencia del  –en este caso- viaje por el mítico río. Pero no pueden.

IMG_0902Los números, una vez más, se transforman en una reducción desabrida de la realidad ésa de tener un cuerpo caliente de una anciana amazonese durmiendo junto a mí y otro cuerpo inmenso colgando de una hamaca encima de mi y el cuerpo del payaso peruano hablando en quéchua mientras come el menú de cada día: arroz con fideos y farinha.rio amazonas La realidad hermosa ésa de caminar desde la proa hacia la popa a media noche, con la vejiga llena, buscando el baño, caminar y ver el millar de redes habitadas de personas en sueños, iluminadas por la luz azul de la lámpara de emergencias. Y las redes de colores. Y el ruido del agua del río más caudaloso de mundo siendo partida al medio gracias a cada caballo de fuerza del escandaloso motor. La realidad de la comunidad fortuita de viajeros que se formaba en cada barco. La realidad de los atardeceres dorados, de los cementerios de cadáveres de árboles en pié.

IMG_0214IMG_0200Poner: doce baños para mil personas, no alcanza. Había que estar ahí para respirar el olor a azufre, a orín concentrado, dentro de la caja de metal caliente  de un metro cuadrado que significa cada baño. Y ser testigo de la invasión de insectos diminutos que sucedía en algunos puertos: nadie podía bañarse u orinar sin ser mordido por decenas de ellos cada segundo, mordidas de un dolor espantoso.

IMG_0255

IMG_9592IMG_9546

Nunca, nunca, nunca hubiera podido imaginar una manera más hermosa de transportarme de un lugar a otro. Viajé viajes increíbles en cada uno de los barcos que me viajaron por el río.  Hice amigos, familia, armé un proyecto, lo gestioné, lo realicé. Arribar a cada puerto fue una alegría pues significó  dar una vuelta en pueblos sorprendentes: algunos por su distancia de otros pueblos, otros por su tamaño. Correr desesperada cuando los tres bocinazos indicadores de la partida hacían asustar a los pájaros que salían volando, disparados al cielo. Comer la misma comida cada día. Dormir junto a un millar de humanos mecido por el vaivén del barco que navegaba el río Amazonas.IMG_1384Río Amazonas, susurro ésas dos palabras cada vez que las escribo. Me queda decirles que me preparé psicológicamente para hacer ése viaje desde que supe que iba a hacerlo, en abril del 2014 hasta que me embarqué en enero del 2016, pues esperaba no soportarlo,  para acabar sintiendo una profunda nostalgia al ver a Belem Do Pará, la urbe plantada entre el río Amazonas y su desembocadura en el océano Atlántico, aparecer a lo lejos. No me quería bajar de ése barco. No quería que el viaje termine. No estaba cansada. Estaba llena de una vitalidad hermosa, de ésa que lo invade  uno cuando se enamora.

IMG_0913

Este post es un preámbulo a los relatos de cada uno de los barcos, que como dije antes fueron tres: El Manoel Monteiro, Ana Lucía y San Marino. Cada barco fue la continuidad del anterior… como el mismo juego, con un azar diferente. Tal vez por eso  se me parecen en el recuerdo como uno solo, un solo barco que cambió de forma en cada puerto en  que desembarqué y embarqué nuevamente, hasta desembarcar definitivamente con nostalgia en el pecho.

IMG_0832

Anuncios

Una respuesta a “Navegando el río Amazonas en barcos cargueros

  1. Emi cuanta valentia hay que tener para dejar la comodidad y vivir infinidad dd experincias distintas!!! Y aun sentir placer y amor por lo vivido…que lindo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s