Baños de Agua Santa, Ecuador

Llegué a Baños un poco antes de que se hiciera de noche. Me alegraba estar en un pueblo chico, rodeado de montañas, lleno de verde. Sabía que iba a tener que buscar el hospedaje con esmero, tenía miedo de no encontrar sitio, como me había pasado en Cuenca. No podía excederme de mi presupuesto y en Ecuador en general me parecían caras las cosas con respecto a Perú.

865 (800x432)

Efectivamente caminé un montón antes de encontrar el hotel dónde alquilé una habitación en el último piso, con baño compartido. “Ah! tú vives en el palomar”… me iría a decir después un amigo, al señalarle la ventana de mi cuarto y tenía razón. Palomas y una estampida de caballos sobre el techo de chapa en cada tormenta de madrugada. En Baños es habitual la lluvia nocturna, a veces el ruido era tanto que no podía dormir y me tenía que poner a ver una película a todo volumen y descifrar las palabras   que decían leyendo los labios de los protagonistas.

866 (800x461)

Qué rara me sentía. Todavía estaba nostálgica del Cusco y todavía me sentía cansada. Me tenían preocupada un par de cuestiones, extrañaba a Guillermo. Estaba, como les comenté en el relato sobre mi ingreso al país, en un momento del viaje en el que sentía que tenía que renacer como el ave Fénix, o condenarme a las cenizas. Lo sabía con humor de todas maneras. Permanecían en mi la curiosidad, la voluntad, las ganas enormes de conocer Ecuador, ver sus paisajes, charlar con su gente, a pesar de todo. Pero era como tener un clavo en la zapatilla.

Como sacarlo así porque sí no podía -porque ése clavo era un proceso fundamental dentro del viaje- me dediqué durante mi estadía en Baños, a acompañarme y hacerme sana – sana en todas las angustias y todas las nostalgias.

861 (800x450)

Me dediqué a leer, a ver películas, a darle de comer a las palomas en la plaza, a caminar. Alquilé una bicicleta para irme a las cascadas, me tiré como un pájaro a toda velocidad  por una tirolesa de 2 kilómetros y después me fui a  unas aguas termales que funcionan de noche.

Me fui dando cuenta durante mi estadía de la amabilidad que caracteriza a los ecuatorianos, el sentido del humor. Me hice amiga de una familia que estaba de viaje celebrando el casamiento de dos integrantes, los conocí en el mercado central (dónde se pude comer un plato enorme de comida por USD 2,00 -arroz, papa, ensalada, huevo- ) y cada vez que nos cruzábamos armábamos una fiesta. También hice amistades con 2 chicos que entrenan fútbol para vivir y otros dos que eran comerciantes. Fue muy lindo conocer el pueblo de la mano de ellos.

872 (800x450)

Baños es un lugar bien hermoso. El pueblo es pintoresco y está muy bien cuidado. Las montañas que sobresalen detrás son una maravilla. Hay colibríes dando vueltas y muchas personas caminando. Uno puede alquilar una bicicleta por 4 dólares todo el día e irse a conocer  las cascadas que hay en los alrededores, son como siete.

Y a la noche  (durante el día también pero la noche merece mucho más la pena), se puede ir a los baños de agua santa, que son piscinas  de aguas termales curativas. El agua es realmente muy caliente, y junto a las piscinas hay unos estanques, del tamaño de un jacuzzi, con agua helada. La idea es pasar unos minutos en el agua caliente y otros en el agua fría. Saltando de un pozo al otro. La gente del pueblo toma muy seriamente ésta terapia, una o dos veces por semana, después de trabajar, van a los baños y se relajan mientras charlan, ríen y sociabilizan.

853

Durante el segundo día de mi estadía e Baños comencé a sentir que me volvía el alma al cuerpo y empecé  a preguntar sobre la selva y sobre cómo llegar a la selva. Me veía tan cerca de la Amazonía… Una vocecita me empezó a insistir: tu próxima casa va a ser en alguna tierra de las comunidades indígenas de la Amazonía ecuatoriana.

Nombres salieron en el aire: gente mi hablo de Puyo Pungo, un chico me habló de Misahuallí. Yo anoté todos los datos en mi cuaderno y me di cuenta que el viaje estaba volviendo a nacer. Otro ciclo empezaba, ésta vez, selva adentro. 

891

Anuncios

3 Respuestas a “Baños de Agua Santa, Ecuador

  1. Emi….que lugar pnitoresco….y la cascada…increhible…cuanta energia para remontar las ganas de seguir…

  2. Hola! Estuve leyendo algunas de tus entradas y las encontré buenisimas! A mi me encanta viajar sola, me gusta mucho por la forma que enfrentas a los destinos. Ahora estoy en Quito y voy rumbo a Baños, motivada con lo de andar en bici y encontrar cascadas. ¿Donde andas ahora?
    Saludos!

    • Hola Caro! Qué bueno que otra viajera me lea! Quito es un lugar precioso, extraño tanto ésa ciudad!!! Baños es hermoso también, enfrente de la plaza hay un lugar con escaleras que alquilan las bicis a 4USD, distinto de los otros lugares que te cobran 8. Y hace lo de la tirolesa de 2 kilómetros, es impresionante lo que se siente! Yo estoy en el eje cafetero Colombiano hace 10 días, completamente enamorada. Vos estás bajando, no? Ojalá un día nos crucemos! Abrazo enorme!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s