La Isla del Sol

La Isla del sol está llena de magia, no solo por estar rodeada del imponente y azulísimo Lago Titicaca, ni por sus casitas de piedra y barro con jardines repletos de coloridas flores, ni por los animales que andan sueltos por ahí (burros, gallinas, puerquitos, perros, gatos), ni por la gente vestida con ropa tradicional que se pasea desplegando belleza por doquier, tampoco por las montañas que se ven lago a través de picos nevados, ni por su estructura rocosa con remansos verdes, ni por sus hermosas playas o sus bellos senderos.

DSC03640 (800x450)

Hay magia en la Isla del Sol y no es solo por su belleza física… se siente la memoria vieja, ancestral, impregnada en la tierra. Ésos lugares que por estar cargados de historia lo dejan a uno, visitante, quietito y sin hablar, contemplándolo todo.

DSC03601 (800x446)

Yo iba navegando en la lancha desde Copacapabana sin demasiadas expectativas. En realidad temía que el lugar fuera un refugio hippie de fiesta loca, fogata y cerveza. Colmado todo, sin un metro cuadrado de silencio y  paz. Gracias a Dios estaba equivocada… si bien la isla es visitada por una cantidad enorme de turistas, ésta se diluye en la inmensa calma de la isla.

DSC03716 (800x450) (2)

Hay espacio y la vista descansa siempre en la línea ilusoria del horizonte, esto ya es de por si un regalo… ¿cuántas veces se tiene ésa oportunidad?

DSC03685 (800x450)

Mi  nuevo hogar es un cuarto en un segundo piso con balcón frente al lago, al costado de una plantación de flores, sobre un relieve de tierra dónde vienen a pastar 5 o 6 ovejas. Hace frío en la isla, uno gélido que me llena de gratitud hacia mí misma por haberme comprado las medias de lana cuando estaba en tierra firme. Frío del que te hace esconder la nariz debajo de la frazada para poder dormir.

DSC03756 (800x521)

DSC03805 (800x450)

DSC03744 (800x450)

Caminar por la isla es sumergirse en un sueño… es una cosa loca… yo no sé cómo explicarles. La belleza es tanta, tan inmensa, tan desbordada  por todas partes que parece mentira.

DSC03681 (800x450)

Hay lugares específicos que fueron de tremenda importancia para los Incas: piedras sagradas, wacas. Yo siento un respeto inmenso por el lugar. Me siento quietita, miro el lago, siento el viento que con toda la fuerza pasa silbando entre las piedras. Me pongo a meditar… es decir, me siento para sentarme y estar ahí y nada más… y de repente ese nada más se convierte en otra cosa que me ayuda a verme de una manera distinta: ligada a todos los que vinieron detrás. No me sale explicarlo… pero fue entender que no soy un islote caminando en el mundo, que soy gracias a los que vinieron antes y que ellos son la protección y la fuerza. Que están presentes en mí y que reconocerlo es una parte importante de  mi camino.

DSC03638 (800x450)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s