Bolivia, para futuros viajeros

Imagen

Nada tiene precio fijo en Bolivia, todo se regatea, todo valor cambia minuto a minuto. La mayoría de la gente es cuentapropista y debe competir con un mar de personas que tiene el mismo negocio a su lado. Por ejemplo, los buses urbanos no pertenecen a compañías. Andan circulando por la calle con sus respectivos dueños-choferes,  ellos contribuyen  a una especie de sindicato de colectiveros con 6 bolivianos por día. Pero no hay otro jefe más que ellos mismos. Ellos deciden cómo trabajar, ellos determinan qué recorrido hacer, ellos hacen con cartulinas de colores los carteles que pegan en el vidrio para indicar a dónde van. Por eso a veces esperan hasta quince minutos a que se llene el bus para seguir el recorrido.

Imagen

No hay, casi, supermercados. Hay millones de telas extendidas a lo largo y lo ancho de las veredas sobre las que venden  toda clase de alimentos y productos: habas, lentejas, panes, frutas, tortas (tortas como de casamiento, de tres pisos, con merengue y decorado), carne cocida, arroz hervido,  té, café, fideos, detergentes, jabones, trapos, ropa, peines, vasos, velas, paraguas, sombreros, telas, galletas, pulseras y suvenires. Todo esto se ve aún más concentrado en el infaltable mercado central que tiene cada ciudad.

Imagen

Imagen

Imagen

Abundan los hostales,  parece que salen como de la tierra, hasta en pueblos insólitos en el medio de la nada hay alguna doña que tiene una habitación para alquilar.

Imagen

En todas las grandes ciudades en las que estuve encontré coloridas vueltas al mundo rodeadas por metálicos y fascinantes parques de diversiones.

Imagen

Los micros de larga distancia pueden convertirse en una experiencia surreal. Algunos por las rutas de ripio y precipicio que atraviesan, otros por la cumbia a todo volumen (aún en la noche) que no para de sonar – y  de estar en la función repet incansablemente-, o por la gente durmiendo en el pasillo durante las doce horas de viaje gracias a los boletos sobrevendidos. Es difícil, difícil mismo, encontrar un micro con baño para un viaje de ocho  horas o más… en su lugar existe siempre un chofer bien dispuesto a parar la nave en cualquier lugar de la ruta al escuchar al dueño de alguna vejiga gritar.

Imagen

Imagen

Los paisajes de Bolivia. Los paisajes. No se pueden creer, no existen, son mentira. Sé de un desierto que se llama Salvador Dalí y que justifica en cada piedra su nombre.  Tomar un micro para ir de una ciudad a la otra se vuelve más económico si uno elige hacerlo de noche. Pero ir de una ciudad a la otra en Bolivia de día, aunque haya que pagar después un hotel al llegar amerita cada centavo. La ventanilla no para de sorprender, da pena dormirse. Increíbles, oníricos, brutos, fascinantes, impensados, los paisajes de esa Bolivia: ése  manto estallado en naturaleza, desbordante de color.Imagen

Imagen

Presupuesto 

(para el que viaja barato)

Comida

                    – Almuerzo/ cena en el mercado local: 6 pesos bolivianos -por un plato repleto de comida-.

                     -Desayuno/ merienda: 5 pesos bolivianos.

Transporte

                -Micros de 6-8 hs: entre 40 y 80 pesos bolivianos

              -Buses urbanos: 2 pesos bolivianos

Alojamiento

                 -Pensión: habitación privada con baño compartido: 30 pesos bolivianos.

                  – Hostel: habitación compartida, baño compartido:45 pesos bolivianos.

-CouchSurfing: gratis!

Anuncios

Una respuesta a “Bolivia, para futuros viajeros

  1. Que lindas las fotos Emilia!!!! Que bueno todo lo que estas conociendo de los pueblos….las personas y como viven… besos te extrano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s